Borges: Bueno, Bonito, Nunca Barato

Borges: bueno, bonito, nunca barato pero siempre lo mejor sobre el anaquel.

Borges: Bueno, Bonito, Nunca Barato

Comenzar el mes de abril con un descanso me parece terrible idea.

Mejor comenzar con las energías en alto, la lista de quehaceres bien redactada, una taza de café de proporciones titánicas: mejor comenzar bien. No es ahora el momento de bajar la guardia, de sentarse a perecear y tomar el sol…aunque ya me estoy convenciendo sola que mejor dejo la computadora y los quehaceres y me voy pal mar—pero no, ¡ahora no es el momento! Nos queda mucho año de este 2021 que recorrer: a recorrerlo.

Obviando la vacación Santa y la playa y lo sencillo: les quiero recomendar las Ficciones de Borges.

(Soy de las que colecciono libros, pero si te querés ahorrar el pistillo, creo que esta versión en PDF está OK.)

Me turno entre los dos lenguajes que me formaron: algunos días pienso en español, otros en el inglés ajeno de mentes literarias, hay días que se infiltra un poco de alemán o francés, pero lo que se mantiene presente siempre es pensar en Borges.

Dejarme llevar por sus misticismos y fantasías, olvidarme que Pierre Menard no escribió el Quijote, olvidarme de la Librería de Babilonia como un lugar ficticio, olvidarme de Tlon y Uqbar—que no existen, en verdad, en verdad que no existen. Es la magia de Borges: te convence a creer. Y por no aburrirles con la misma idea, pero tomando las debidas precauciones que tal vez no me hayan leído antes, reitero que la lectura es la puerta a otro mundo y que escaparse, de vez en cuando, podría ser la mejor vacación.

(Sin ánimo de caer en la pedantería de promover hábitos de lectura, sino de regocijarse en ella.)

Multiplied by Mirrors
It’s a Borges bonanza! David and Tamler dive into two stories: “Emma Zunz” and “Borges and I.” The first seems like a straightforward daughter revenge story (Tamler’s favorite genre), but Borges being Borges there are layers of doubt and fuzziness about what exactly is going on. “Borges and I” may b…
Recomiendo muchísimo a estos dos tarados, que les encanta platicar de Borges en el segundo segmento. A veces son pencos, pero en general son inteligentes.

No es lectura fácil. Recorrer el mundo de Borges te puede cansar. No siempre es playa y vacación. Bueno, bonito, divino, la mejor literatura que he leído, las mejores historias escritas sobre la página (cero hipérboles), pero nunca barato. Mantengo que abril no es el mes para descansar. Borges tampoco te lo permitirá.

PD: Les dejo mi cuento favorito de todos los tiempos, como carnada o plegaria de una lectora solitaria, no lo sé. Les dejo Borges y yo.